Seleccionar página

Un crucero marítimo es como adentrarse en un paraíso. Un crucero desde Barcelona permite descubrir el Mediterráneo y sus paisajes cargados de historia. Pero un crucero también es la ocasión de asistir al amanecer sobre las playas de arena blanca del Caribe, apreciar los fondos marinos de la Polinesia, pasando por las ruinas eternas de México, posibilitando hacer escala en lugares increíbles y totalmente desconocidos.

barcelona-984035_640

El puerto de Barcelona es hoy en día uno de los mayores puertos del mundo para cruceros por el Mediterráneo. El puerto dispone de 7 terminales internacionales de pasajeros. Muchas compañías hoy en día trabajan en el puerto de Barcelona, como Costa Cruceros, MSC Cruceros, Norwegian Cruise Line, o Royal Caribbean.

Para llegar al puerto desde el aeropuerto de Barcelona, existen taxis que llevan directamente al puerto y a la terminal deseada por unos 30 €. El taxi tiene la posibilidad de acercaros hasta los pies del mismo barco. Hay personal que se encarga inmediatamente de las maletas, y las colocan directamente en vuestra cabina donde se pueden encontrar una vez realizado el embarque.

Para acceder al puerto de Barcelona en coche, nuestro consejo es llegar con un día de antelación, puesto que esto permite visitar la ciudad de Barcelona. Se trata de una bonita ciudad con muchas cosas que ver, como la Ramblas, el Parque Güell de Antoni Gaudí, la Sagrada Familia, el Barri Gòtic, etcétera. También se puede subir a la colina del Montjuic para ver los barcos de los cruceros desde arriba, ya que la vista panorámica es magnífica.

Al día siguiente, se puede acudir al puerto e ir en coche hasta el mismo muelle. En el Moll Adossat, se pueden dejar a los pasajeros con sus maletas, y volver al parking World Trade Center, para aparcar el vehículo, el coste es de 87 € a la semana, con una estancia mínima de 7 días. La vuelta al muelle se puede hacer en autobús o en taxi, puesto que tan sólo hay 2 kilómetros entre el parking y la terminal de cruceros del puerto de Barcelona.

En función del periodo del crucero, se puede telefonear para saber si hay sitios libres en el parking, pero normalmente no es necesario reservar sitio para aparcar el coche.