Seleccionar página

Viajar por motivos médicos no es nada raro en los tiempos que corren. Muchas personas viajan para realizarse intervenciones en otros países porque las técnicas que allí utilizan les ofrecen más confianza.

Incluso podemos ampliar el término de viajes por motivos médicos incluyendo aquí los viajes estéticos, mucho más frecuentes, ya que a fin de cuentas son médicos los que realizan las intervenciones. Hombres y mujeres viajan a destinos considerados ideales para las intervenciones estéticas, como es el caso de Venezuela, Brasil o Colombia.

Allí, la medicina estética está muy avanzada y los precios son tan bajos que compensa realizar el desplazamiento. Pero no siempre hay que cruzar el Atlántico para encontrar un destino en el que realizar una intervención de este tipo.

Un buen ejemplo es el transplante capilar de MyBody Moon el cual se lleva a cabo en Turquía, concretamente en la ciudad de Estambul, disfrutando de una maravillosa visita turística y a la vez, logrando recuperar para siempre el cabello perdido.

Clínicas avanzadas y muy seguras

En Turquía se encuentran algunas de las clínicas más avanzadas y más seguras del mundo en materia de trasplantes de cabello. No hay que temer encontrarse con instalaciones tercermundistas, al contrario, cuentan con la última tecnología en los trasplantes de pelo.

Por eso, allí se tienen las mejores garantías de éxito en los injertos capilares tanto en la cabeza como aquellos que se realizan en otras partes del cuerpo. Actualmente, es muy común realizar injertos de barba, ya que están de moda y muchos hombres no tienen una barba tupida y cerrada que les permita lucirla a la moda.

Disfruta del turismo con otra cara

Al desplazarse a Estambul para realizarse un injerto de cabello se podrá disfrutar además de unas bonitas salidas turísticas por la ciudad. Hay que llevar rutas bien organizadas para no perderse nada de lo mucho que tiene que ofrecer esta ciudad.

Como sabrás, una de sus características es que parte de la ciudad está en suelo europeo, mientras que otra parte descansa en territorio asiático. Tan solo cruzando un puente se puede presumir de haber ido a pie desde Europa hasta Asia, una experiencia que todos los turistas quieren vivir por su originalidad.

Al volver, se podrá ver como el cabello crece hasta igualarse rápidamente con el resto y ofrecer así la imagen que siempre se deseó tener. Una oportunidad de afirmar que el viaje ha sentado realmente bien.