Seleccionar página

Muchos creen que en un video chat erótico ellas se exhiben y ellos miran. Esto es cierto en la mayoría de los casos, pero cada vez son más las chicas que entran a curiosear y a dejar fluir sus fantasías estando ocultas al otro lado de la cámara.

Las mujeres recurren al video chat porno buscando, en general, lo mismo que buscan los hombres. Un poco de diversión y morbo. Pero también hay otros factores que les pueden hacer entrar y curiosear, por ejemplo, la cámara de otra mujer.

Quiero aprender a jugar

Muchas chicas son inseguras y tienen miedo a la hora de montar un show para su chico. Ver una de estas cámaras les hace ganar confianza porque ven a chicas normales, como es ella, que se muestran provocativas y desinhibidas ante una cámara y pueden aprender algunos trucos para impresionar a sus parejas.

Y lo cierto es que este tipo de videochats son muy útiles para estas cosas, ya que sí que se aprenden ciertos trucos y juegos. Es cierto que algunas chicas acaban sorprendiéndose a sí mismas al darse cuenta de que la situación acaba excitándolas y algo que iba a ser simplemente didáctico acaba convirtiéndose en algo mucho más divertido y con un toque que podríamos llamar perverso.

Por supuesto, también hay mujeres que entran sabiendo a lo que entran y que les encanta disfrutar de un rato de sexo sin ningún tipo de atadura ni complicación y pasarlo muy bien viendo a otras personas.

Un trío diferente

Hacer un trío es una fantasía de muchas personas, pero ellos son conscientes de que llevarlo realmente a cabo no es fácil y quizás tampoco sea lo más recomendable para la pareja. Las cosas que uno se imagina y la realidad tienen a veces muy poco que ver.

Una manera de hacer realidad este tipo de fantasías pero sin peligro para la pareja, sabiendo que en cualquier momento se puede parar si alguien no se siente cómodo y que además no hay un contacto físico real con la otra persona es a través de estos videochats.

Se trata de un juego divertido, inocente y muy morboso que se puede llevar a cabo tanto con un chico como con una chica y que puede ayudar a darle un poco de picante a la relación, pero sin crear una situación violenta que se pueda ir de las manos.