Seleccionar página

Son muchas las actividades que podemos llevar a cabo en Denia, pero las relacionadas con el mar son quizás las que más atraen a los turistas que se acercan por la zona. El mar ofrece muchas posibilidades de ocio: paseos en barco, nadar, utilizar una lancha a pedales o simplemente pasear por la costa disfrutando de sus bonitos paisajes y del olor tan especial del agua marina.

Para los amantes del deporte, también son muchas las alternativas marinas, destacando el buceo, la navegación o las actividades con motos de agua en Denia. Las motos de agua resultan muy atractivas, ya que permiten un gran margen para la emoción y la adrenalina, pero también satisfacen a los que buscan una experiencia más relajante.

Conducir una moto de agua por libre implica contar con permisos de patrón de moto de agua, pero si se contrata una excursión con monitor no es necesaria titulación alguna. Tampoco se precisa de conocimientos previos, ya que antes del paseo se ofrece toda la información para que el cliente conozca el manejo de la máquina y también la forma más segura de pilotarla.

Si surgiera cualquier problema durante el paseo, el monitor lo solucionará rápidamente, ya que en ningún momento el cliente está solo con su moto. El solo tendrá que preocuparse de disfrutar de la velocidad pero sobre todo del fantástico paisaje de la costa alicantina.

Ver la costa desde el mar es una experiencia diferente, ya que generalmente lo hacemos al contrario, observando el mar desde la costa. Percibimos pues una visión distinta, alternativa y muy bella de un paisaje privilegiado, con hermosas calas escondidas y fantásticos rincones que pueden hacer sentir al visitante como si estuviera en un paraíso perdido.

Las excursiones pueden contratarse por diferentes tramos de tiempo, según las ganas de pilotar y también según el presupuesto. Para una primera toma de contacto las excursiones de media hora son perfectas, ya que permiten conocer lo que es subirse a una de estas motos, pero sin que nadie se sienta demasiado agobiado o cansado.

Si la experiencia es placentera, se pueden contratar excursiones incluso de dos horas, o hasta de más tiempo si se desea una salida totalmente personalizada. Por supuesto, siempre hay tiempo para una parada para darse un baño o para detenerse en la costa y bajar de la moto para disfrutar de un refresco antes de continuar la ruta.