Seleccionar página

La competencia entre las navieras por conseguir clientes, ha logrado que, la mayoría de los viajes que se hacen hoy en día a cualquier lugar del mundo tengan la posibilidad de que todo lo que consumas a bordo esté incluido en el precio; tanto las bebidas, como picar algo antes de las comidas principales, tan típico de nuestro país.

La otra posibilidad es que, al final del viaje, pagues por lo que has consumido, lo que puede darte alguna sorpresa desagradable a la hora de desembarcar. En los cruceros con todo incluido, no solamente se elimina esa posibilidad, sino que, según las compañías, todo lo que sean refrescos se sirven en el envase original, como también las bebidas alcohólicas, que son de las más importantes marcas nacionales o internacionales. Eso evitará la reducción de la calidad, y que te den “gato por liebre”.

Podrás disfrutar de tus bebidas preferidas, o atrevidas combinaciones de sabores en los cócteles más exóticos, con opciones especiales cada día, y variedad de gustos en los refrescos sin alcohol, que podrás compartir con tus hijos.

Otro elemento importante es que los bares están abiertos la mayor parte del día, para que puedas tomar té, café, o cualquier bebida que te apetezca; y a la hora del almuerzo o la cena, podrás adentrarte en una ruta gastronómica con los mejores ingredientes, en la que estarás atendido por los mismos camareros, que conocerán tus gustos, y te harán saborear los mejores vinos con denominación de origen.

Los horarios para la cena son variados, normalmente desde las 19,30 a las 21,30, que según las compañías pueden sufrir cambios, que serán comunicados en el momento de la reserva, o durante el viaje.

En el caso de necesitar algún régimen especial, debes comunicarlo cuando hagas la reserva, y cuando estés embarcado al maître, quien es el encargado y responsable de su cumplimiento.

En los cruceros con todo incluido, no notarás diferencia de calidad ni de cantidad, te sentirás como en tu casa en todo momento y tendrás el mismo servicio y atención, que notarás en los detalles como las mejores marcas, la temperatura ideal de las bebidas que solicites y los vinos más selectos de nuestro país.

Lo único que necesitas es elegir el itinerario; para lo cual tienes que ponerte en contacto con tu agente de viajes, quien, según tus preferencias y posibilidades, te recomendará el destino adecuado.